«Chavismo: la peste del siglo XXI» que sigue doliendo.

Hoy se estrenó el documental «Chavismo: la peste del siglo XXI»

Para vivir de cerca de una historia podemos hacerlo mediante la magia del documental, mismo que en este caso es dirigido y producido por el escritor y activista venezolano-mexicano, Gustavo Tovar Arroyo, quien cuenta con los testimonios y puntos de vista de puro chingonazo intelectual y líder de opinión (influencer pa los millennials) com: Mario Vargas Llosa, Felipe González, José María Aznar, Felipillo «EL Cubas» Calderón, Mitzy Capriles de Ledezma, Luis Almagro, Luis Moreno Ocampo, entre otras figuras y figurones.

Tal vez te interese ver en qué gasta la lana una cuasi-senadora.

El estreno mundial se hará de manera gratuita por diferentes plataformas digitales para que los pueblos latinoamericanos y España lo puedan ver masivamente. El documental atrevidamente expone más de tres años de testimonios, grabaciones inéditas, entrevistas y una extraordinaria investigación de archivo que enlazados de manera magistral, logran un resultado cinematográfico dramáticamente conmovedor que facilitará para el presente, pero sobre todo frente al futuro, la comprensión mundial del gran crimen histórico cometido en Venezuela por el chavismo.

Mikel «El Transas» Arriola pide paro para derrotar a ya sabes quién, checa la nota aquí.

Con música original de la pianista venezolana Gabriela Montero, quien realizó composiciones originales de piano para la banda sonora que estuvo a cargo del maestro Jorge Aguilar.

Dénse un quemón pa que vean que no todo es reguetón.

 

El tema principal del documental “Nuestra Libertad” lo compuso la cantautora venezolana Eva Rivera y está inspirado en un poema del director Gustavo Tovar Arroyo.

El polémico comandante Hugo Chávez Frías se erigió a sí mismo como un caudillo redentor, defensor de los más necesitados, que acabaría con las mafias del poder y que refundaría a Venezuela con su sola presencia. Una vez que llegó al gobierno todo cambió, usó los recursos del estado de manera indiscriminada para promoverse a sí mismo y conservar el poder indefinidamente, persiguió a la oposición política, enconó a la sociedad, expropió empresas y llevó a uno de los países más ricos del mundo a la ruina.

Por si no ubicas chido qué hizo este compa, checa las entrevistas de Jorge Ramos:

Préndele una veladora a AMLO, no vaya a ser la de malas.

Chéquenla banda, es gratis 😉

Mayon información: www.elchavismo.com

Un Oscar no es un gol, es un reconocimiento en lo individual y a una industria no mexa ¡Aguas con ese tren!

De las 8 últimas entregas de los Oscar a mejor director, 4 han sido invadidas por banderas tricolores. Es decir, la mitad de los premios en esta categoría pertenecen a un mexicano, siendo Gónzalez Iñárritu el único que ha dobleteado, y dos años seguidos, además. Sí, oquei sí muy buen momento para estos realizadores mexas, pero eso no quiere decir que es cine mexicano.

Los mejores directores mexicanos según la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas (en inglés: AMPAS; Academy of Motion Picture Arts and Sciences):

2013 Alfonso Cuarón por Gravity

86th Annual Academy Awards - Show

2014 Alejandro Gónzalez Iñárritu por Birdman

1424650515_324079_1424677522_noticia_fotograma

2015 De nuevo Gónzalez Iñárritu por The Revenant

GettyImages-512945768

Y ayer, de los tres amigos, Guillermo del Toro logró lo propio al coronarse como el mejor director de 2017 por The Shape Of Water

giphy

Así del Toro, iguala a Gónzalez Iñárritu ganando como Mejor Director  y también ganando el Oscar a Mejor Película con La Forma del Agua, como el “Negro” Iñárritu con Birdman. Ganaron otras cosas, también Cuarón pero éstas son las preseas que realmente los hacen ganar adeptos, no así para el cine mexicano.

2013 12 Years Slave

2014 Birdman

2015 Spotlight

2016 Moonlight

2017 The Shape of Water

Pero el cine mexicano no ganó nada… (NO GANÓ NI MADRES)

En primer lugar quiero señalar que aunque, obvio, nos sentimos orgullosos de realizadores como Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu, Guillermo de Toro y Emmanuel Lubezki, los proyectos con los que han triunfado en EU y en los premios Oscar, no pertenecen a la categoría de cine mexicano.

El primer gran problema para el cine nacional, es la exhibición y promoción de sus cintas.

Made in Mexicou?

La bronca acá es la difusión y promoción de las cintas mexicanas, y que si a las mismas no les va chido en algún festival internacional previo, acá no hay mucho o nada de eco.

Tenemos el ejemplo, de “La región salvaje” de Amat Escalante” misma que la cadena Cinemex decidió no incluirla en su catálogo, por “falta de espacio” es mismo año y el año pasado «Las Hijas de Abril» de Michel Franco tuvo un excelente recibimiento (para ser mexa) gracias a que tuvo mucho punche mediático por lo bien que le fue en Cannes.

Pero… qué pasaría si los tres directores más reconocidos de México se hubieran quedado aquí a hacer sus películas ¿Habrían triunfado?

No sabemos, pero lo que sí sabemos es que aquí nos falta mucho para poder llegar a las producciones que hoy ellos tres hacen.

 

El sillón de los castings, Weinstein.

A pocos días antes de la entrega de los premios Oscar, fue colocada una estatua a pocos metros del teatro donde se llevará a cabo la entrega, en forma de protesta contra el productor de Hollywood Weinstein que ha sido denunciado por violaciones y acoso sexual.

Harvey Weinstein, uno de los productores más influyentes en Hollywood ha sido denunciado públicamente por acoso y abuso sexual, dentro de este contexto se le ha dedicado una obra de arte peculiar llamada «Casting Couch» a cargo de los artistas Plastic Jesus y Joshua «Ginger» Monroe quienes aprovechando la densidad mediática para cubrir la entrega de los Oscar quieren sumar a movimientos como #Metoo #Time’sUp que serán parte fundamental de esta edición.