Videojuego tan adictivo como cualquier droga.

Este pedo de la tecnología y los video juegos cada vez esta mas perro, y es que actualmente no solo las consolas tienen juegos adictivos, ahora los smartphones tienen una gran audiencia, y lo podemos ver con juegos como el Battle Royale hecho por supercell.

La neta es que los juegos han estado presentes desde hace ya varios años y muchos resultan ser adictivos y puedes pasar mucho tiempo con tus cuates jugando y armando mundiales con el FIFA y todo chido, pero que pasa cuando alguien rebasa esa distracción de ahora y lo convierte en algo mas, vamos, en su droga, literal.

Esto es lo que le paso a una morra con un juego que esta rompiendo madres por todos lados, si no haz escuchado de el, es por que seguramente vives debajo de una piedra y no tienes Internet, este jueguito se llama fortnite, fue creado por Epic Games y People Can Fly.

El juego es perteneciente al genero de supervivencia y mundo abierto y en los últimos meses muchos youtuber gamers suben videos de sus partidas de este juego.

Pues bueno, una morrita de Reino Unido se prendió tanto con este juego que lo llevo a otro nivel. Todo empezó cuando sus jefeS, Carol y Richard, le regalaron un Xbox; la morrita descargo el juego y se empezo a hacer tan adicta, que en una ocasión su jefe al querer confiscarle la consola a la morra, esta se altero y le puso unos “quedos” a su jefe; su maestra del colegio llamo a los papás de la chica y les dijo que si pasaba algo con la morra, ya que en dos ocasiones se quedo dormida en clase y sus notas habían bajado.

Richard y Carol al ver el estado de cuenta de su tarjeta de crédito vieron que su bendición estaba comprando extras en el juego.

En un intento por querer bajarle la adicción a su hija, Richard le limito el juego a una hora de lunes a viernes, y los fines de semana le dejaban jugar dos horas, obviamente su querubín se puso al pedo y les dijo que no mamaran.

La gota que derramo el vaso fue cuando una noche, Richard topo la luz encendida por la noche en el cuarto de su retoño y observa que la morra estaba sin calzones, sentada en un cojín y tan enganchada en el juego que la niña prefirió orinarse en el cojin, con tal de no moverse de la pantalla, fue en ese momento que sus padres decidieron internar a su hija en una clínica de rehabilitación por “adicción al juego”.

Según la clasificación de la OMS el desorden de juego se caracteriza por un control deficiente sobre los juegos, dando prioridad a estos y dejando a un lado a cualquier otra actividad diaria sin importar sus consecuencias.

Esteve Pope, consejero de adicciones que ha estado tratando a la hija de Carol y Richard, dice que así como ellos, varios padres han recurrido a el para tratar a sus hijos contra la adicción al juego y en especial a Fortnite, “he estado trabajando en esto durante tres décadas y nunca había visto algo así, ¿qué tan extendido y potencialmente peligroso es esto?

Los padres de la morrita están tan desconsolados por que nunca pensaron que un juego podría causarle tanto daño a su hija, tanto que mencionan que llegaba a jugar diez horas al día e incluso no dormía por no dejar de jugar.

AsÍ que ya saben banda, aguas con lo que hacen sus hijos e incluso ustedes mismos, no vaya a ser que tengan un pedo de adicción al juego y luego se anden surrando en sus calzones.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: