Pachuca ganó de lágrima

Pachuca necesito de un penalti de último minuto para echarse a su carnal, el León, con un 2-1 de esos no muy buenos y creo que lo mejor fue que Honda marcó aunque sea desde los 11 pasos.

Boselli puso arriba a los visitantes al 42, pero los Tuzos regresaron en el segundo tiempo y Sebastián Palacios mandó un madrazote desde afuera del área que logró el empate.

La vuelta a la tortila la puso el japonesito Honda cuando engañó con su pierna zurda bien educada, al portero rival en un penalti para el 2-1 definitivo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: