Mi primer experiencia como espectador de la Champions

Hoy después de mucho tiempo decidí ir a ver un partido de la Champions League (la justa de futbol más mamalona del mundo) entre el Real Madrid y el PSG aprovechando la poca carga laboral ya que disponía sin problemas de un par de horas para ir a disfrutar del partido, comer y platicar con la banda.

IMG_5655
Al llegar al lugar fuimos los primeros en llegar, emocionado me pedí mi chelita cuando comenzaban los primeros minutos del encuentro que prometía mucho. Hicimos los pedidos de comida y continuamos. Conforme avanzaba el tiempo el partido iba poniéndose más bueno, con jugadas por ambos equipos, gritos ahogados en los intentos de gol y jugadas peligrosas, esta tarde prometía convertirse en una de proporciones épicas… que pinche equivocado estaba, así como se diluyó el juego hizo lo mismo el servicio del lugar. Tuve que administrar mi primera chela hasta límites absurdos, dándole pequeños tragos porque el mesero nunca nos atendía, conforme el tiempo pasaba mi encabronamiento crecía a límites insospechados. Los meseros daban vueltas sin sentido, algunos como movidos por la sola ansia de atender a alguien pero sin saber qué hacer. La comida llegó a medio tiempo mientras el marcador iba 1-1.

IMG_5657

Comenzamos a degustar la pizza sin platos, sin servilletas y sin chela. Ya ni ponía atención al partido a pesar de que por las expresiones de los demás clientes del lugar y mis compas se estaba poniendo interesante. Algunos ahogaban los gritos en las llegadas importantes de Neymar, CR7, Rabiot y demás vatos que corrían tras el balón en busca de un gol. Cayeron goles, faltas, a las que ya no podía poner atención, sólo buscaba que el pinche mesero volteara hacia mí para poderle pedir que me diera mi chela que me debía desde más de 40 minutos.

IMG_5658
Al no ser un aficionado de hueso colorado sé que puedo ser tachado de mamón y que para los entendidos probablemente sea un mariquita por quejarme de eso y no apreciar el partido. Pero creo que el disfrutar de un partido debe ser contemplando todo el entorno, sentirte cómodo, a gusto, que puedas disfrutar de una chela o de la botana sin estarte preocupando de ver si el mesero tiene ganas de atenderte o de estarse haciendo güey.

IMG_5659
Un compa que me acompaño dijo que para él había sido un día muy culero porque traía diarrea átomica, no vio los goles del Real y se cortó la lengua con el dulce que nos dieron con la cuenta. Creo para los dos fue una experiencia similar.

Por cierto si quieren evitarse una experiencia de ese nivel no vayan a The Beer Box que se encuentra en Periférico Sur.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: