Por qué los mexicanos no vemos ni madre de los olímpicos de invierno

Ahí les van cinco razones de por qué a los mexicanos nos valen corneta los Juegos Olímpicos de Invierno que empezaron el viernes en Pyeongchang, Corea del Sur y que mucha banda ni se enteró.
La primera es que en nuestro país no hay hielo más que en el congelador del refri y en la hielera de las chelas, o sea, no hay dónde practicar deportes invernales o ¿piensan que las granizadas en el Ajusco o el agua nieve que cayó en Cuajimalpa sirven para eso? Pues nel.

La segunda razón es que no entendemos ni jota de la mayoría de las 16 disciplinas en las que compiten los atletas que asisten a ésta llamada justa deportiva o ¿alguien sabe las reglas del curling?


La tercera es que los medios masivos y tradicionales de nuestra acalorada república mexicana ni los pelan, no hay programas especiales con cómicos tirando chistes, ni demasiada información en los notis.


La cuarta es que ni siquiera conocemos a nuestros atletas olímpicos de invierno, que en su mayoría los brothers ni viven en México y parece que sólo compiten con nuestros colores porque teniendo doble nacionalidad no lo podrían hacer por un país que sí tenga atletas invernales que se la saben y tengan calidad, aunque hay que reconocer que estos carnales por lo menos se rifaron para calificar.


Y quinta,, nunca en los 94 años de existencia de estos Juegos hemos ganado una medalla o estado cerca de hacerlo, así que sólo vamos a participar folklóricamente vestidos de charros y enfundados en  uniformes con calaveritas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: